El Ejército asume control de la ayuda para Acapulco

La Sedena establece un centro de acopio en Chilpancingo para canalizar y distribuir la asistencia.

El General Luis Cresencio Sandoval, de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), ha anunciado que el Ejército tomará el control de la ayuda tanto pública como privada que está siendo enviada al puerto de Acapulco tras los estragos causados por el huracán «Otis».

Según el General Sandoval, los víveres y otros suministros únicamente podrán ser transportados a la zona afectada en vehículos militares. Para lograrlo, se ha establecido un centro de acopio en la ciudad de Chilpancingo, donde particulares, gobiernos estatales, organizaciones civiles e iniciativa privada deberán entregar su ayuda.

Toda la asistencia recibida en este centro de acopio, ubicado en la 35 Zona Militar, será «reorganizada» para luego ser cargada en camiones militares. El General Sandoval mencionó: «Establecimos un centro de acopio en la 35 Zona Militar ahí en Chilpancingo. Ahí estaremos recibiendo la ayuda de la población en general, de los gobiernos de los estados, de la iniciativa privada, de otras organizaciones que quieran colaborar con ese apoyo, ahí estaremos en nuestro centro.»

Añadió: «Se estará reorganizando y se estará concentrando con vehículos del Ejército, con tráileres del Ejército hacia acá a Acapulco, para su distribución ordenada, en los diferentes puntos donde se requiera.»

Además, se implementarán puntos de control en las autopistas Cuernavaca-Acapulco y Autopista del Sol, entre Chilpancingo y Acapulco, para evitar aglomeraciones en las vías principales del puerto y facilitar las labores de recuperación, desazolve y limpieza de calles dañadas por el huracán «Otis».

Esta decisión fue comunicada durante una conferencia encabezada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional. Desde el día anterior, el Presidente había anunciado que la distribución de víveres estaría a cargo de las Fuerzas Armadas, aunque no especificó si esto incluiría las donaciones realizadas por particulares.

López Obrador enfatizó: «Ya tenemos experiencia lamentablemente en estos casos, queremos que la distribución de las despensas las haga la Secretaría de la Defensa y la Secretaría de Marina, no las autoridades civiles ni del Gobierno federal, ni del Gobierno estatal, ni del Gobierno municipal y mucho menos organizaciones sociales llamadas no gubernamentales o de la sociedad civil. Que nadie se aproveche de la necesidad de la gente.

En forma directa se va a atender a todo el pueblo, a todos los damnificados de Acapulco.» El Presidente recomendó a los ciudadanos realizar sus donaciones directamente a la Sedena, la Marina o la Cruz Roja Mexicana.

error: ATENCIÓN: Contenido protegido