5 millones de veracruzanos no les alcanza ni para comer

Xalapa, Ver.- Inflación, falta de producción agropecuaria, desatención del sistema de salud y educativo han provocado que más de 5 millones de veracruzanos vivan en pobreza extrema, especialistas consultados por AVC Noticias explican los factores que han causado esta baja en la calidad de vida de las personas, así como lo que falta por hacer al gobierno estatal para solucionar esta problemática.

Dinero no alcanza para satisfacer necesidades alimenticias de veracruzanos

Rafael Vela Martínez, economista e investigador del Instituto de Investigaciones de Estudios Superiores, Económicos y Sociales (IIESES), compartió algunas cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la (CEPAL), organización que informó un incremento en la pobreza en toda América Latina, siendo México uno de los países con más incremento, pasando en 2021 del 8.3 por ciento al 9.4 por ciento.

“¿Qué es pobreza extrema? Significa en términos prácticos que a la familia aun cuando sume todo el dinero de los que trabajan, y se dedique únicamente a alimentos no les alcanza para satisfacer sus necesidades básicas, ni siquiera para satisfacer el hambre” explicó Vela Martínez.

En el caso particular de Veracruz, recordó que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) ya había alertado que la entidad 60.8 por ciento de su población vivía en pobreza extrema, es decir de los 8 millones de habitantes 5 millones son incapaces de cubrir sus necesidades básicas.

Atendiendo a las cifras de la CEPAL, expone que en este 2022 se han incorporado a “ese reglón de la pobreza extrema, 477 mil 229 veracruzanos en pobreza extrema… es decir el dinero no les alcanza para satisfacer sus necesidades alimentarias”.

Seguro popular, inflación y el aumento de la pobreza

Para Beatriz Lira Rocas, economista e investigadora de la Universidad Veracruzana, el aumento de la pobreza en México tiene que ver con la eliminación del seguro popular, pues explica que en el país se analiza la pobreza por dimensiones como la educación, la seguridad social y la vivienda, si tienes tres de estas seis posibles carencias se cae en el rango de pobreza extrema:

“Entonces lo que pasó es que con la eliminación del seguro popular, automáticamente la dimensión del acceso a los servicios de salud pues se canceló para 15 millones de personas entonces así ya les sumaste una dimensión más. Por ejemplo, si alguien tenía carencias de calidad de vivienda y ahora le sumas que no tiene acceso a la salud, lo pasas al rango de pobreza extrema”.

Lo alarmante de esto es la poca movilidad social que existe en México, explica la economista “la pobreza extrema es la que más debería preocuparnos, porque es la más cruda, pero además porque una vez que tú te encuentras ahí tus posibilidades de salir son mínimas”.

Sumado a esto, la inflación ha encarecido los precios de los alimentos “¿y a quién crees que afecta más esto? a los ricos o a los pobres?…Si lo que está aumentado el precio es en alimentos y la gente va a gastar precisamente en alimentos, ese sólo hecho te da una dinámica que encamina a la población a la pobreza”.

¿Cómo frenar los efectos de la pobreza en Veracruz?

Para Vela Martínez, la clave está en atender la recomendación de la CEPAL, quien expone que para frenar un poco los efectos de esta situación el garantizar las necesidades alimentarias de la población:

“¿Cómo? generando productos agropecuarios en aquellos municipios, regiones con vocación agropecuaria, pues se está advirtiendo que ello solo va a ocasionar una alta mortalidad de las personas por caer en una condición de pobreza extrema en un momento de crisis alimentaria, sino que además de ello con esa inseguridad alimentaria se disminuye el sistema inmunológico es muy vulnerable a cualquier virus, sobre todo si surge una nueva cepa de lo que llamamos coloquialmente coronavirus”.

Lira Rocas, en cambio, pone el foco en mejorar las condiciones del sistema de salud, cuyo déficit era notorio desde antes de la pandemia pero que ésta causó aún más estragos y además buscar alternativas para enfrentar el rezago educativo:

“Nuestro nivel de escolaridad anda por debajo de la media, a eso súmale la enorme deserción que tuvimos en los dos años de pandemia y suma también lo mucho que pedimos en todos los espacios educativos, es decir, del kinder a los doctorados, perdimos calidad educativa, entonces urge recuperar esa calidad y su cobertura”.

Entradas relacionadas