¿Quién fue «Kiki» Camarena, el agente encubierto de la DEA asesinado en México?

Aquí te contamos quién fue Enrique Camarena Salazar, el agente estadounidense de origen mexicano que trabajó para la DEA.

El capo más buscado por la Agencia Antidrogas (DEA, en inglés), Rafael Caro Quintero, fue detenido el pasado viernes en Sinaloa. El narcotraficante es señalado como el presunto responsable del asesinato del agente Enrique «Kiki» Camarena en 1985. Pero quién fue Camarena y cuál su historia. Acá te contamos.

La trayectoria de Camarena

Enrique «Kiki» Camarena nació el 26 de julio de 1947 en Mexicali, Baja California.

En 1956, «Kiki» se mudó con su familia a Calexico, California y después de graduarse de la escuela secundaria de Calexico, en 1968 se unió al Cuerpo de Marines de Estados Unidos.

Tras servir en el Cuerpo de Marines durante dos años, Camarena trabajó como bombero para la ciudad de Calexico. Luego en 1970 se convirtió en oficial de policía y alguacil adjunto del condado de Imperial, donde trabajó como investigador de narcóticos.

En 1974, «Kiki»se unió a la DEA. Su primera asignación como agente especial de la DEA fue en Calexico. En 1977 fue reasignado a la Oficina del Distrito de Fresno en el norte de California.

Cuatro años después, en 1981, «Kiki» recibió órdenes de trasladarse a México, donde trabajaría en la Oficina de Residentes de Guadalajara.

Durante más de cuatro años en México, «Kiki» siguió la pista de los mayores traficantes de marihuana y cocaína del país; a principios de 1985, Camarena estuvo muy cerca de desbloquear un canal de drogas multimillonario, pero, antes de que pudiera exponerlo al público, fue secuestrado.

Fue en febrero de 1985 cuando «Kiki» fue secuestrado en México, torturado y asesinado por narcotraficantes. Su cuerpo fue recuperado casi un mes después de su secuestro.

Durante sus 11 años con la DEA, «Kiki» recibió dos Premios al Desempeño Superior Sostenido, un Premio al Logro Especial y, póstumamente, el Premio de Honor del Administrador, el premio más alto que otorga la DEA.

La DEA ha considerado a «Kiki» como un «héroe» que dio su vida en la lucha contra las drogas. De hecho, en su honor se conmemora La Semana del Listón Rojo , para recordar su «último sacrificio».

Esta conmemoración comenzó en 1985 en la ciudad natal de «Kiki», Calexico, California, y pronto cobró impulso en el resto del país. La primera Semana Nacional del Listón Rojo fue creada por National Family Partnership en 1988, con el presidente y la señora Reagan como presidentes honorarios.

De esta manera, cada año en octubre, estudiantes de quinto y sexto grado en Texas se comprometen a vivir sin drogas.

El trabajo de Camarena contra el Cártel de Guadalajara

Para 1981, el agente de la DEA «Kiki» Camarena se infiltró en el cártel de Guadalajara, entonces liderado por el capo Rafael Caro Quintero, como agricultor; esto se le facilitó por hablar español, aunado a sus orígenes.

Dentro del cártel logró ganarse la confianza de los líderes, además, se dice que ayudó a romper varios grupos delictivos con éxito.

En su labor como infiltrado, Camarena logró documentar muchas operaciones de trasiego de drogas del Cártel de Guadalajara, una de ellas el golpe que hizo el gobierno en el rancho “El Búfalo” en Chihuahua en 1984.

En la llamada “Operación Búfalo” participaron 450 soldados mexicanos, que apoyados por helicópteros destruyeron una plantación de marihuana de 1,000 hectárea, propiedad de Rafael Caro Quintero, donde trabajaban más de 3,000 personas. Esta fue la segunda operación antidrogas más grande hecha por la DEA.

Algunas versiones apuntan que el secuestro, tortura y muerte de Camarena fue por su “traición” al Cártel de Guadalajara.

Y es que el 7 de febrero de 1985, mientras se dirigía a un almuerzo con su esposa, Mika, «Kiki» fue rodeado por cinco hombres armados que lo subieron a un auto. Esa fue la última vez que el agente encubierto fue visto con vida.

Se cree que la muerte del agente especial Camarena en realidad ocurrió dos días después, pero su cuerpo no fue descubierto hasta el 5 de marzo de 1985.

Tenía 37 años y le sobrevivieron su esposa Mika y sus tres hijos: Enrique, Daniel y Erik.

Operación Leyenda y la muerte de «Kiki» Camarena

La Operación Leyenda fue una operación de la DEA en México que ocurrió desde abril de 1985 hasta abril de 1989.

El objetivo de la Operación Leyenda era llevar ante la justicia a los torturadores y asesinos del agente Camarena y desmantelar el Cártel de Guadalajara.

La operación encabezada por el agente Héctor Berrelle, concluyó con éxito en 1989 con la captura de Félix Gallardo y el desmantelamiento del Cártel de Guadalajara.

Cómo es que Caro Quintero pasó a ser el hombre más buscado por la DEA en 2020

Fue así que la DEA detuvo a Humberto Álvarez Machain, médico que fue acusado de ayudar a torturar y matar a «Kiki» Camarena.

La DEA también detuvo a Javier Vázquez Velasco, a quien trasladó a Los Ángeles, California. Vásquez-Velasco fue acusado de ayuda a cargar y golpear a Camarena luego de que fue privado de la libertad.

Una vez iniciadas las pesquisas de la DEA en México, el Cártel de Guadalajara comenzó a caer; en 1985, Caro Quintero, quien había huido a Costa Rica en compañía de Sara Cosío, hija del exsecretario de educación de Jalisco y sobrina del exgobernador de la entidad, Guillermo Cosío Vidaurri, fue detenido y traído a México.

A esta detención le siguieron las de Miguel Ángel Félix Gallardo, ‘El Jefe de Jefes’, y Ernesto Fonseca Carrillo, ‘Don Neto’.

Las acciones que la DEA llevó a cabo en México tras el secuestro de Camarena desataron una crisis diplomática entre Estados Unidos y México, pues violaban el Tratado de Extradición de 4 de mayo de 1978.

Sentencia contra Caro Quintero

En diciembre de 1989, Caro Quintero recibió una pena de 40 años, acusado de secuestro, homicidio, delitos contra la salud y asociación delictuosa.

El jueves 8 de agosto de 2013, un tribunal colegiado decretó la libertad Quintero por supuestas irregularidades en su proceso, pero en 2015, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó de nuevo su detención.

Tras su liberación, Caro Quintero se ocultó de las autoridades, fue así que ingresó en la lista de los prófugos más buscados del gobierno de Estados Unidos, que ofreció una recompensa de 20 millones de dólares por información que llevara a su captura, siendo esta la cifra más alta ofrecida por un narcotraficante.

La DEA requiere a Caro Quintero por los delitos de secuestro, asesinato de un agente federal, ayuda e instigación, posesión y distribución de marihuana y cocaína, así como operación de una empresa criminal.

 

 

Entradas relacionadas